sábado, 13 de agosto de 2011

Una noche ramonera

Posted by Fleder Krist 15:28, under | 2 comments

Qué difícil es explicar un mito... la Real Academia Española dice: "Persona o cosa a las que se atribuyen cualidades o excelencias que no tienen, o bien una realidad de la que carecen." Está bien, no es la primera definición, pero es lo que más se ajusta a lo que quiero decir a continuación. Siempre pensé que los mitos son una herencia de aquellos tiempos primitivos y violentos en que el hombre se dedicaba a esclavizar a sus semejantes a estos tiempos en que... ehmmm.... bueno, lo mismo, pero con computadoras y automóviles. Los mitos, aunque no parezca, nos siguen marcando la existencia hoy en día: ningún gol podrá competir con el de Maradona por mucha validez estética que tenga, San Martín será siempre pintado en su caballo blanco a pesar de que cruzó los Andes en litera y el Titanic siempre va a ser visto como la máxima expresión de la soberbia humana.
Y la música, como actividad humana, también tiene sus mitos. Los Sex Pistols fueron grandes gracias a Sid Vicious, Metallica "murió" con Cliff Burton, Bon Scott es "EL" cantante de AC/DC... y podríamos seguir por siempre. Si hay una banda que se puede ganar el apelativo de mítica dentro del punk son Los Ramones. Los Monchos estuvieron allí desde el principio, su estética influyó a montones de bandas y sus marcas registradas (30 temas en 30 minutos separados por el "1-2-3-4", las camperas de cuero, etc...) han trascendido el género. Lamentablemente, la edad y los excesos hicieron estragos en todos y sólo queda Marc "Marky" Bell como único integrante vivo de la formación más conocida. Lógicamente, el tipo no sabe hacer otra cosa (Iorio dixit) y sigue tocando la batería. Alguna vez se atrevió a venir con los Intruders sin haber editado discos en el país y ahora armó una banda con otro que tuvo que llenar zapatos grandes: Michale Graves, ex-Misfits.
Como toda mi vida fui seco, además de provinciano, cuando supe que su banda (Marky Ramone's Blitzkrieg) venía a Corrientes me crucé el puente y caminé la Costanera hasta el estadio de Boca Unidos con la idea en mi cabeza "es mi última chance de verlo antes que la Parca". ¿Cómo calificar a una banda que es, en imagen, lista de temas y hasta nombre, un 80-90% de otra? Podés pensar en términos de copia / tributo... o concentrarte en el porcentaje restante... pero empecemos por el comienzo. La banda estuvo bien, el guitarrista y el bajista cumplieron sin destacar, la nada misma digamos... no encontré info de ellos, así que empiezo a asumir que contrataron músicos locales (léase "locales de Buenos Aires") y listo. Marky, lo de siempre, ni se le notaron los 50 y tantos que lleva encima. La bata estaba baja y el tipo la aporreó sin descanso hasta el ídem. Y después está Graves. Un tipo que cargó con el estigma de no ser Glenn Danzig en algún momento, que ahora cargará con el de no ser Joey Ramone... pero que sin embargo es un gran cantante de punk, si es que tal cosa existe. El tipo se cargó el show al hombro, cantó, bailó (!), se movió de lado a lado (!!), se comunicó con la gente (!!!), esquivó garzos varios, (qué costumbre de mierda), cuando le tiraron una banderita argentina se trepó a una de las torres de los costados para colgarla SIN DEJAR DE CANTAR, se calzó como capa una bandera de una banda local en pleno recital y hasta se dio el tiempo de darle un par de pitadas a un porro por ahí (en ese momento cantó el bajista, jaja), toda una diferencia con la estática pose de Joey.
El tracklist? Bueno, fue hace tres meses, no me acuerdo de mucho (sí, tuve paja de hacerlo antes). Lo que sí recuerdo es que los clásicos estuvieron -al fin- distribuidos: "Psycho Therapy", "Teenage Lobotomy", "Do you wanna dance?", "I don't care", "Sheena is a punk rocker" (muy coreada), "Rockaway Beach", "Rock n' roll high school", "Pet Sematary", "Poison Heart", sigo hasta mañana. En fin, lo que vos esperás de un show de Los Ramo.... bueno, estos no son los Monchos pero ya quedamos en que se le parecen bastante. Como venía diciendo, los temas se sucedían al viejo estilo ramonero de tema-tema-tema-1234-tema-tema-mástema... Hasta que en un momento las luces se apagan, la gente se va y Miguelito Tumbas pela una guitarra acústica para sorpresa de muchos en el local (yo no, sabía que lo hacían así, pipu!) y esbozó versiones de sus temas en Misfits: "Fiend Club", "Saturday Night" y "Descending Angel" ante la mirada de varios chiquitos a los que había hecho subir. Luego de los temas, le dedicó unas palabras al respetable remarcando que el futuro estaba en esos chicos y que estaba muy feliz de tocarnos las canciones que había compuesto para Misfits (con lo cual se terminó de ganar un lugarcito en mi corazón punk), además de destacar a la figura de la noche como su ídolo personal. Luego del intermedio, volvió el resto de la banda, Marky se acercó al micrófono, y cuando todos esperábamos algunas palabras de agradecimiento sólo musitó un "Michale Gravessss" y marchó raudo a su puesto en la batería... No nos quedó mucho tiempo para desilusionarnos, ya que sacaron una versión de "Dig Up Her Bones" inmensa, seguida de un trío espectacular para terminar de matarnos a todos: "What a Wonderful World", "Have you ever seen the rain?" y la inigualable "Blitzkrieg Bop" para que todos nos despidiéramos con la garganta ronca con el "Hey Ho, Let's Go".
La gente que vino a ver al mito viviente salió contenta con tenerlo ahí a mano. Yo, mientras comía un superpancho con coca (sí, cada vez nos vamos poniendo más tecnos), me quedé pensando en que si el día de mañana, por arte de magia aprendo a tocar un instrumento y se me ocurre formar una banda de covers punks, ya tengo el cantante indicado.
Que los mitos deben ser vistos como tales y no como verdades absolutas.
Que si Marcos cumple, Miguelito dignifica.

Fleder.-

---
Soundtrack:
Varios discos de Les Claypool